torres.jpg

Cada vez más empresas se apuntan al filón de los blogs corporativos. Y aunque son muchas las razones: apuntarse al “band wagon” (carro ganador), reforzar la imagen de marca, potenciar ciertos valores, dar a conocer rumores o noticias… lo que parece claro es que la frescura de los escritos, que están a millas de distancia de la rígida comunicación empresarial, conecta con los lectores. Estos ya no pueden ser considerados como pasivos o acríticos. Y muy al contrario, sus opiniones son cada vez más valoradas por las compañías por el poderoso “feedback” que pueden aportar sobre el producto o servicio, la empresa, la imagen de marca,  sus líderes o las perspectivas sobre futuros desarrollos.

Por ejemplo, Nokia ha utilizado los comentarios y votos para editar una lista de podcasts que irían en los menus de sus móviles. Sony-Ericsson se ha decantado por este formato como parte de acciones publicitarias puntuales. Y LG, por ejemplo, envío su LG chocolate a varios bloggers para que los probaran, como parte de su estrategia de comunicación.

Anuncios