slife.jpg

En el mundo virtual tridimensional Second Life que ya cuenta con 8.644.692 residentes, que ha movido en las últimas 24 horas la nada despreciable cifra de 1.349.449 dólares USA, que fabrica millonarios reales con transacciones virtuales, las magnitudes son gigantescas incluido el consumo de luz. Los 4000 servidores que mantienen la vida de este mundo son reales y tiran de la luz del nuestro.

Recientemente Nicholas Carr comparó el impacto energético de humanos y avatares  y llegó a la conclusión de que la media de consumo de los avatares (1,752 kWh por año) es superior a que la media de consumo de los brasileños (1,015 kWh), si bien en los países “desarrollados” el consumo por año se dispara hasta los 7,702 kWh.

Este cálculo que estaba hecho para una media de 10.000 a 15.000 avatares on line al mismo tiempo ha crecido rapidamente y hoy la media (acabo de consultar) es de 45.000 on line, por lo que tendríamos que multiplicar por 4 dichos consumos. Si en 8 meses (desde que Carr hizo su post) el número de avatares on line se ha cuatruplicado, el ritmo de crecimiento es exponencial y vertiginoso.
¿Deberíamos inventar Kioto, los sumideros, y cuotas para reducir el consumo de CO2 de nuestros avatares? No si hacemos caso al leitmotiv de Second Life: “Your World, Your Imagination”.

Vía: Threehuger /elaboración propia

Anuncios