logo02.png

Sobre las 9:48 hemos sentido en Madrid un terremoto. Diez o doce minutos antes de que la prensa digital on line y que las agencias lo dieran, la noticia ya estaba siendo contada en Menéame en vivo y en directo por los usuarios. La inteligencia colectiva colgaba los links adecuados como fuentes válidas para esta información. Por orden cronológico:

USGS

Instituto Geográfico Nacional 

EMSC-CSEM

 Después lo daba hoy.es

RSOE EDIS

USGS (informa de un terremoto)

Google Maps

La información de antecedentes que permite contextualizar la noticia también aparecía en los comentarios de los usuarios:”Según parece es de 4.7 y un terremoto de 4 es una bomba atómica de baja potencia, así que ha debido de ser fuerte -O es.wikipedia.org/wiki/Escala_sismol%C3%B3gica_de_Richter#Tabla_de_Magns” (Fuente: wilikipedia, la enciclopedia online hecha por usuarios)

Hasta tal punto la inteligencia colectiva de los usuarios va por delante de los medios tradicionales que surge la crítica abierta, como muestra este comentario: “Alejando el zoom se ve que el sitio está casi tan cerca de Madrid como de Ciudad Real capital. El enlace de la noticia que yo puse aún no ha actualizado la información pese a la magnitud del seismo. No se cual es el procedimiento que usan para actualizar la información ni de que depende ese retraso, pero es un terremoto con epicentro cercano a la capital de España. Ya les vale. “

La información de los lugares y horas donde se había sentido el terremoto se salpicaba con vivos testimonios in situ: “Vivo donde ha sido teoricamente el epicentro según El Mundo (En Pedro Muñoz) y sí que se ha meneado todo, sí. Están por aquí las personas mayores que dicen no recordar ningún temblor de esta magnitud en todo lo que llevan vivido. Otras veces ya ha habido pequeñísimos temblores, pero tan pequeños que ni se apreciaban”. De este comentario podemos deducir también que el rol de autoridad atribuido al medio online (en este caso El Mundo) pervive. Y aunque la información de los usuarios de Menéame ha ido por delante de la de los medios online, tanto en cantidad y calidad de los enlaces, como de los testimonios, como rapidez al dar la noticia online, vemos que lo que podría  faltar es la selección y jerarquización de lo más relevante para construir una noticia “tradicional”, aunque quizá no sea preciso pasar del “desde dentro subjetivo” de Menéame al “desde fuera objetivo” de una noticia porque son dos formas distintas de contar el mismo terremoto.

Anuncios