gordon.jpgepsilon.jpg

 Las fascinantes imágenes de huracanes provocan un efecto semiótico que situa al espectador -que mira desde arriba- entre la belleza y el horror que se intuye (“que se ve claramente”) sucede abajo, al final de la espiral simbólica que se desplaza sobre si misma hacia el infinito y arrasandolo todo a su paso.

Anuncios