ttttt.jpgttttt.jpgttttt.jpg

Ando entre manos con“Miedo Líquido”, la nueva obra del sociólogo polaco Zygmunt Bauman en la que se desgranan y diagnostican los miedos que atenzan nuestras modernas sociedades. Me ha llamado la atención cómo se le puede sacar partido económico al miedo con algo que ya intuía hace tiempo.

Explica Bauman que los anunciantes han explotado deliberadamente los temores al terrorismo catastrófico para aumentar las ventas de los todoterrenos. El 4×4, esa especie de tanque acorazado devorador de gasolina, “capitaliza una necesidad que ya se había producido de antemano: la necesidad de estar preparados para moverse por la ciudad que arde y se desmorona presa de la agitación y los disturbios urbanos….el todoterreno da a entender e insinúa, de un modo no excesivamente encubierto, que la ciudad es un campo de batalla y una jungla..”

Y es que cuando los temores son sacados de su contexto y presentados de forma desenfocada, permiten vender casi de todo.

Anuncios