second-life.jpgsecond-life.jpgsecond-life.jpg

En este interesante artículo, Francis Pisani plantea varios escenarios posibles de los que podremos participar en los próximos años. Sinceramente pienso que efectivamente la convergencia de multimedios y redes hará que podamos llegar a la internet-ambiente accesible desde cualquier dispositivo y lugar. Sin embargo, también habrá obstáculos como bien plantea Pisani:

1. Vigilancia ubicua. Las opciones para el micropoder y el control son las dos caras de una misma moneda.

“Systems Research & Development, una empresa de Las Vegas comprada por IBM, inventó un programa que permitía detectar cuando, por ejemplo, un jugador en una mesa del casino había tenido contactos años antes con el empleado encargado de distribuir las cartas.

“Otra dimensión proviene de la forma en que introducimos los datos. No será básicamente mediante un teclado. Provendrá de toda una serie de sensores. Como ejemplo, O’Reilly cita el caso de una empresa de seguros de coches de Reino Unido. “Las pólizas se suelen calcular en función del lugar donde vive el cliente. Ahora, gracias a cámaras y sensores, saben que dicha persona conduce rápido en el centro de Londres. No le importa dónde está su casa, le va a cobrar más”.

2. Auto-organización de los sistemas de información. Tendremos que esperar a que nuestros avatares virtuales o la inteligencia artificial en forma de microrobots puedan gestionar la complejidad y la sobreabundacia de conocimiento e información -en crecimiento geométrico- para que nosotros nos dediquemos a gestionar lo verdaderamente importante.

“Hicieron una prueba con tres millones de estadounidenses de los que reunieron 670 millones de elementos informativos. “Se dieron cuenta de que, pasada esa cifra, el sistema no podía seguir avanzando. A partir de cierta escala en la cantidad de datos se experimentan cambios de comportamiento del sistema. Si agregamos la inteligencia artificial, podríamos muy bien tener un escenario posible para la Web 3.0”.

3. La interacción en nuevos espacio-tiempos virtuales de los que sólo participamos una minoría y en los que no todos sabemos desenvolvernos, tal y como sucede en Second Life

“La tercera dimensión es la confluencia de los juegos en Red, de los mundos virtuales y de la fabricación personal. “Agregando estos tres elementos dan algo muy diferente a la Web 2.0”, precisa O’Reilly. “Creo que vamos a entrar en el mundo de la fabricación personal en un plazo de 5 a 10 años. También veremos la versión 3D de MySpace. No se tratará sólo de juegos, sino de espacios. Second Life sigue siendo muy pequeño, pero es un concepto extremadamente poderoso, el de la idea de lugar”.

Como señaló Herbert Schiller en Aviso para Navegantes: “la gran cuestión sobre el futuro de Internet será si habrá suficiente gente dentro del sistema con la voluntad de mantenerlo libre”. Pero cada vez más, tendremos que añadir la sabia gestión de los recursos energéticos, ya que internet, los mundos virtuales, la web 2.0 y la interacción humana que está detrás es posible, porque miles de servidores pueden tirar de electricidad para que así sea

Anuncios